Mi vida en Facebook

Por Mauricio González Lara

Hace unas semanas, en el blog que llevo en mi página de MySpace, publiqué un artículo titulado “5 evidencias de que ya diste el viejazo”, donde intenté burlarme, no sé si con éxito, de las señales indiscutibles de vejez que denotan algunos amigos de mi generación (las y los que nacimos en los 70). Una de las evidencias enlistadas es la costumbre, muy treintañera, de darse de alta en Facebook y no poner imagen o foto que los identifique. Es decir, muchos treintañeros sencillamente dejan el espacio en blanco, acción que el sistema corrige añadiendo por default un horrible signo de interrogación, como si les castigara la timidez negándoles su identidad.

Les sugiero que hagan la prueba: si están en Facebook, naveguen un poco por su lista de amigos y comprobarán que los contactos que no tienen foto son por lo general mayores de 30 años (y si eres uno de los aludidos, pues bueno, sabes que lo que digo es verdad). Intrigado, les he preguntado a estos amigos “incógnitos” los motivos detrás de ese extraño comportamiento. Si son mujeres, me contestan cosas como “es por seguridad, no me vaya a querer ligar un locote depravado”; si son hombres, salen con defensas de “tipo duro”: “es que no tengo fotos, no me importan, nunca he sido frívolo”. Ambos sexos rematan con perlas al estilo de “ay, es que la Internet es alienante, un espejismo que aleja y no acerca”.

¿Lo dirán en serio? Desde luego que no. Va una hipótesis: el motivo por el que no suben su foto, e incluso se niegan a reconocerle cualquier valía a las redes sociales de la Web, es uno tan básico como ridículo: les da pena. Para una buena parte de la atormentada, dizque irónica y en extremo autoconsciente Generación X, cualquier noción protagónica, así sea poner una miserable foto que los identifique, es casi contra natura; simplemente no pueden hacerlo, ni mucho menos pueden validar que las generaciones posteriores asuman el ciberespacio como algo tan o más real que el espacio físico. Es una lástima, porque si nos atenemos a los acontecimientos recientes, las redes sociales, esos buques insignia de la Web 2.0, ya han dejado de ser sólo el tema de discusión favorito del ámbito tecnológico, para ahora tornarse en un fenómeno a través del cual decodificamos de manera distinta la realidad factual; el punto nodal en que los negocios, la cultura y la comunicación se entrelazan y cobran un solo sentido. Los grandes jugadores del mercado, obvio, ya afilan sus navajas para la batalla.

Como se recordará, las “redes sociales”, sitios web que promocionan la creación e interacción de círculos de amigos en línea, comenzaron a aparecer a principios de esta década, con el lanzamiento de los entonces vanguardistas Friendster, Tribe.net, Ecademy, openBC y Soflow. La más consolidada de estas redes es, hasta ahora, MySpace, que fuera comprada en 2005 por Rupert Murdoch, dueño de Fox Networks, por 580 millones de dólares. MySpace, con más de 200 milones de usuarios, se ha convertido en un punto de referencia ineludible de la cultura juvenil mundial. Si algo es importante para la cultura joven, está en MySpace, sobre todo por la facilidad con la que se puede subir música y video al sitio (una idea poderosa para cualquier persona posmoderna que visualiza a la cultura popular como una manera de construir su propia personalidad). Sin embargo, nada es seguro, y mucho menos en Internet. En los últimos meses, Facebook, la red social liderada por Mark Zuckerberg, quien no supera los 25 años de edad, le ha robado prácticamente todos los reflectores a MySpace. Las razones:

1) A diferencia de MySpace, que premia la promoción creativa e interacción entre extraños (música, videos, blogs), Facebook alienta la proyección exponencial de contactos en comunidades que habitan un espacio físico delimitado. O sea, funciona mejor si se parte de una base establecida de conocidos (como las universidades, lugares para los que en un inicio fue diseñado), para de ahí ir reduciendo distancias entre personas que no se conocen directamente, pero que sí son conocidos de sus conocidos y confluyen en diferentes networks o redes de intereses en común. En ese sentido, de todas las redes sociales, es la que mejor materializa la teoría de los “seis grados de separación”, pues va de adentro hacia afuera. (+).

2) Cuenta con un newsfeed –una cadena de avisos de novedades—que informa de manera constante al usuario sobre los movimientos en las cuentas de sus contactos. El efecto es deslumbrante: da la impresión de que la red es un organismo vivo, en mutación permanente y exponencial. Al principio, lo que le vuela a uno la cabeza es que de la nada se crea una cobertura noticiosa de todos los actos de tu vida y la de tus conocidos.

3) Mediante una plataforma común, el sistema permite que cualquier usuario con conocimientos básicos de programación diseñe las aplicaciones que quiera y las comparta con los demás. Estas van de lo muy idiota (la aplicación de “Te comió un zombie”), a lo muy creativo (la aplicación de Bob Dylan, la cual recrea mensajes personalizados en las cartulinas del iconográfico video Subterranean Homesick Blues), pasando por lo genuinamente interesante (la aplicación de “Apoya una causa”); no obstante, todas contribuyen a inyectarle un dinamismo a la página que no tiene el MySpace ni las otras redes.

Hoy, Facebook cuenta con alrededor de 45 millones de usuarios; se espera que termine el 2007 con un número superior a los 60 millones. Sus ingresos provienen de anuncios de publicidad y “networks” patrocinadas. Se rumora que genera alrededor de 1.5 millones de dólares a la semana. No lo sé de cierto, ni creo que importe tanto: en estos momentos, el atractivo de Facebook descansa en la enorme potencialidad de su futuro mediato. A fin de cuentas, representa el sueño de un universo virtual conectado por una red en eterno movimiento y paralela a la dimensión física (a la que denominamos, no sin cierta ingenuidad, “mundo real”), y eso es lo que ha capturado la imaginación de los gigantes de Internet.

Yahoo!, cuya viabilidad frente a Google ha sido cuestionada por múltiples analistas, le ofreció este año a Zuckerberg la delirante cantidad de 1,000 millones de dólares por su empresa. El joven entrepreneur la rechazó, aunque, quizá en aras de prepararse para lo que viene, ha coqueteado con la posibilidad de una posible compra por parte de Microsoft (sí, el mismo Microsoft que en teoría había llegado tarde a Internet), ahora propietario de 1.6 % de Facebook y comercializador exclusivo de la publicidad del sitio.

Todos parecen temerle a Facebook y su reproducción viral. Hace unos días, Google anunció el lanzamiento pleno de Opensocial, un proyecto que propone una plataforma abierta de aplicaciones para casi todas las redes sociales de importancia; incluyendo MySpace (cuyo buscador es de Google, que pagó 900 millones de dólares por la exclusiva), la laboral Linkedin, Hi5 (muy popular en México), Plaxo y los “ambientes” interactivos de la misma compañía de Larry Page y Sergei Bryn; y excluyendo, claro, a Facebook (que supuestamente decidió mantenerse al margen).

La fórmula, en el caso hipotético de que en verdad funcione al máximo, permitiría la creación de una multitud de aplicaciones comunes que integrarían, entre otras cosas, la capacidad de importar listas de contactos de todas las redes (imaginen los contactos de Linkedin sumados a los de MySpace), la creación de un newsfeed similar al de Facebook abocado a reportar los movimientos de todos esos contactos, libertad absoluta a programadores y, en especial, la posibilidad de entrar a una red de literalmente más de mil millones de contactos. Así que contemporáneos treintañeros, supérenlo: hagan a un lado su pena y pongan esa foto en la red social de su preferencia. La diversión, créanme, apenas empieza. (F)

+ La teoría consiste en que cualquier persona del planeta puede estar conectada a cualquier otra persona a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. El concepto está basado en la idea que el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena, y sólo un pequeño número de enlaces son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera.

12 Responses to “Mi vida en Facebook”

  1. alón Says:

    [entre pearéntesis. una forma divertida de probar la teoría de los seis grados de separación: tratar de unir a kevin bacon con cualquier otra persona que haya aparecido en una película. ejemplo: francisco pesado, un actor de reparto de la banda del automóvil gris (méxico, 1919), tiene una separación de 3 grados con kavin bacon:

    francisco pesado actúa en el automóvil gris (1919), donde sale también miguel ángel ferriz, que actúa en lucio vázquez (1968), donde sale también carlos león, que actúa en the woodsman (2004) con kevin bacon.

    inténtenlo. clic.]

  2. Dafne Tovar Says:

    Yo ya me mude totalmente a Facebook. El proceso fue así: primero Hi5, después Myspace, después regresé otra vez a Hi5 y finalmente me establecí en Facebook. Coincido en que gran parte que lo anterior tiene que ver con la construcción y transformación de lass redes sociales. En un principio de cáracter abierto y posteriormente un poco más cerradas y exclusivas y por lo tanto “más seguras”. Creo que también debería de añadirse en el debate el tema de los “infopobres” y el de los “inforicos”, cada vez más, al menos personalmente, pienso que las redes sociales se delimitan en un marco clasista, en donde, facebook ha resultado uno de los principales ganadores, en donde las redes de escuelas privadas son las que predominan.
    Excelente blog Mau.
    Saludos

  3. Mauricio Gónzalez Lara Says:

    Alonso, en efecto, lo de Bacon es sensacional. Aparte, por su amplia y nutrida carrera, es el actor perfecto. No sé a quién se le habrá ocurrido precisamente ese actor. Leí hace mucho que a Bacon le sacaba de onda todo el asunto.
    Dafne, ¡muy buen apunte ese de los infopobres y los inforicos! Cierto. Quizá en un futuro muy pero muy cercano un indicador de pobreza sea el hecho de no contar con una presencia paralela virtual.

  4. Kiquin Vallejos Says:

    En realidad las redes sociales son un buen pretexto para que saquemos esa parte reprimida del ser humano, en la que nos gusta mostrarnos en un tono superficial a los demás.

    Realmente no sé si exista un estudio o cifra, pero te podría asegurar que lo que mostramos a los demás no representa más de un 20% de nuestra personalidad y nuestros pensamientos arraigados, por lo que cono esta afirmación, estamos dando por hecho que NO conocemos ni logramos conocer alrededor del 80% de la personalidad de las personas y solamente conocemos la cobertura de los demás. Piensa en una cereza o una manzana roja, en donde la cascara tiene una textura y un color determinado, pero el interior es completamente diferente en color, sabor, textura y consistencia. Realmente eso es lo que conocemos de las personas, pero esto tratandolas de forma física. Por lo que las redes sociales abren aún más esta brecha de conocimiento acerca de los demás, porque no solo mostramos “lo que queremos mostrar”, sino que en una red tipo Facebook o Hi5 mostramos “lo que queremos, podemos y sabemos que podemos mostrar a los demás” con una pre-aprobación social de mis contactos.

    Heme aquí Sr. Mauricio, un placer leer su blog!

    Saludos!

  5. Kiquin Vallejos Says:

    Perdón, quise decir CIRUELA no cereza…

    Saludos!!

  6. Mariana Grossi Says:

    me sentí totalmente identificada con la no-fotografía.
    cosas de la edad. totalmente.

    besos querido.
    mariana

    (me gustó tu artículo, seguí mandándomelos. ¿y tu libro? quiero uno autografiado!!!)

  7. Mauricio Gónzalez Lara Says:

    Gracias Kiquin y bienvenida Mariana.

  8. Dr. Javier Marias Says:

    Estimado Mauricio:

    Lei con agrado tu blog sobre Facebook y en efecto ha vencido a MySpace
    , muy adolescente para mi gusto, o al Hi5 - muy popular entre los mexicanos - pero que esta mal programado y tiene un look-and-feel espantoso.

    Por cierto, olvidas a la red social y en tiempo real-virtual por excelencia: Second Life

    Finalmente: Cual es tu opinion de las Ideagoras y de los Prosumers ?

    Saludos!

    Dr. Javier Marias

  9. Mauricio Gónzalez Lara Says:

    Javier,
    De second life escribiré una vez que haya una masa crítica de cosas nuevas que la coloquen en un nivel distinto al de hoy. Es fascinante, pero creo que ha estado cubierto bien por la prensa normal.
    De Ideagoras, pues todo lo que esté a favor del talento lo apoyo fervientemente. El problema aquí es que a veces las “subastas de ideas” casi siempre se quedan cortas porque para convertirse en soluciones concretas para una empresa, requieren estar sensibilizadas con todas las necesidades de esa empresa, y un talento externo a veces pierde esto de vista: Fomenta el pensamiento lateral, claro, pero no creo, como por ejemplo sostiene Don Tapscott, que sea la estructura estándar de innovación del mañana. Claro, a uno le gustaría que así fuera para no trabajar nunca de planta en una empresa, ja ja, pero bueno, a veces sí es necesario.
    Y de Prosumer, pues bueno, los usuarios que hacen las aplicaciones en Facebook son eso, precisamente: usuarios profesionales que desarrollaron sus propias soluciones. Mmmmmm, vamos a tener una entrevista con una prosumer, Toni Francois, que ha hecho su carrera siendo una “amateur profesional” y que ahora es ya un emprendimiento profesional. La idea es tener entrevistas con gente talentosa que rebote buenas ideas, amén de su fama o poder (que también, obvio, continuaremos entrevistando a esa esfera).
    Saludos y bienvenido a Altaempresa.

  10. Alta Empresa » Blog Archive » Un vistazo a MySpace México Says:

    […] embargo, como señalamos en este mismo espacio hace ya unas semanas, lo que muchos sí ponen en duda es su habilidad para mantener ese liderazgo. Y es que en el […]

  11. Juan Batres Herrera Says:

    Que paso mi Mau:
    Me dio gusto recibir friend request en Facebook.
    Para cuando sale el libro ?
    Un abrazo y espero verte pronto.
    Juan Batres

  12. Cuchillos Artesanales Says:

    JAJAJA nunca me habia dado cuenta de la relacion entre las personas sin fotos y sus edades pero re comprobado, estube mirando entre mis contactos y los pocos sin fotos son bien pasados esa edad.

Leave a Reply