Trabajar desde casa, pros y contras de ser un “llanero solitario”

El escenario es tan clásico como frustrante: imagine que usted está en una fiesta y decide platicar con personas relativamente desconocidas, “amigos de amigos”. Para romper el hielo, comienza a hablar de lo difícil que le resulta atravesar el tráfico para llegar a su trabajo, o sobre lo demandante que es dejar a los hijos en la escuela cuando hay que estar a las 9 de la mañana en una junta, o simplemente del extenuante tiempo que pasa en la oficina día tras día.

 -¿Y tú cómo le haces?, pregunta usted con dudosa curiosidad.

–Yo trabajo desde mi casa- responde el interlocutor, no sin un dejo de ironía malintencionada orientada a hacerlo sentir como un triste burócrata.

Peor aún, el “amigo de su amigo” le empieza a contar que él trabaja desde su casa porque es “freelance” y la naturaleza de su trabajo es “creativa” (o sea: diseñador, experto en cómputo o escritor); así las cosas, su naturaleza innovadora e independiente lo salva de codearse con tipos trajeados, con oficinistas grises que simplemente no le ayudan a generar ideas. Usted, obvio, finge que el comentario le resulta inocuo, pero en realidad se siente perturbado y, una vez que termina la plática, corre a la barra a servirse un trago y reflexiona sobre la supuesta miserabilidad de su existencia.

“Trabajar desde la casa” suena a sueño hecho realidad: horarios flexibles, tiempo para la vida personal y, sobre todo, la carencia del estrés inherente al trabajo de oficina (jefes exigentes, compañeros de trabajo antipáticos, espacios físicos reducidos, etcétera). ¿Le agrada la idea? Seguramente sí.

Hasta hoy, son muy pocas las compañías mexicanas que han tomado en cuenta lo anterior, por lo que es raro encontrar empresas con esquemas que permitan -cuando las funciones del puesto también lo facilitan- que sus empleados se incorporen a formas de trabajo tendientes al desempeño en el hogar. ¿Y sabe qué? En buena medida, tienen razón.

Sé que no es una noción muy popular, e incluso habrá personas que la tachen de controversial y retrograda, pero a menos de que usted sea un artista que necesite de reclusión total para materializar su obra, el trabajar desde la casa es una muy mala idea. La causa no radica en que promueva la indisciplina o esquemas laxos de supervisión que garanticen la eficacia –si bien algo podría argumentarse al respecto-, sino en una razón más sencilla: los “llaneros solitarios” no son personas que promuevan la creatividad; por el contrario, la innovación es un fenómeno que explota a través de la interactividad y de formas de convivencia social sólidas y constantes.

En el célebre ensayo Group Think: What does “Saturday Night Live” have in common with German philosophy (The New Yorker, diciembre 2002), Malcolm Gladwell, autor de Blink: Inteligencia Intuitiva, reflexiona al respecto y llega a una interesante conclusión: aunque a veces estemos inclinados a pensar lo contrario, los genuinos innovadores no son personas solitarias ajenas a la necesidad del reconocimiento social que muchos anhelamos.

De hecho, señala Gladwell, sólo tres grandes pensadores a lo largo de la historia han sido “llaneros solitarios”: Wang Chung, teórico del taoísmo metafísico que ayudó a definir el tenor religioso del primer siglo después de Cristo; Bassui Tokusho, importante místico zen del siglo XIV, e Ibn Khaldun, intelectual que marco la filosofía árabe de los siglos XIV y XV. Todos los demás han sido productos de la convivencia. Freud delineo los fundamentos del psicoanálisis, pero el génesis de esos fundamentos se da 1902, cuando Alfred Adler, Wilhem Shekel, Max Kahane y Rudolf Reitlwer se reunían a tomar café en la casa de Sigmund. Pisarro, Degas, Monet y Renoir asistían a las tertulias del Café Guerbois de la Rue des Batignolles. Jean Luc Godard no sería director de cine si no hubiera conocido a Francois Truffaut y Claude Chabrol –a la postre también directores- cuando escribía en la redacción de la revista Cahiers du cinema, en la década de los 50. Y la lista sigue: del existencialismo alemán a los comediantes del programa “Saturday Night Live”, la constante es evidente: para innovar se requiere de retroalimentación, de un intercambio inteligente y propositivo.

Gladwell puntualiza que no es que la innovación sea el factor de atracción para formar “grupos inteligentes”, sino que la innovación se genera en “grupos inteligentes”. La validación, la conversación, la intimidad y el brillo en los ojos de la otra parte cuando detecta algo original, son los elementos que le dicen a una persona si su idea es algo que valga la pena explorar. Una empresa es innovadora cuando construye “sociedades de admiración mutua” entre sus ejecutivos más inteligentes; cuando logra que sus elementos más valiosos interactúen con el mismo “timing creativo” que despliega un buen grupo de comediantes. Las ideas interesantes nacen de esa clase de interacción; y no de un tipo arrogante que se congratula a sí mismo en las fiestas por no tener que convivir con los demás. Hasta “El Llanero Solitario” contaba con “Toro” para rebotar ideas. (F)

11 Responses to “Trabajar desde casa, pros y contras de ser un “llanero solitario””

  1. Iván Camargo Says:

    Creo que las empresas mexicanas no han explotado por su antecedente puramente paternalista y de control, sistemas adquiridos por economías más desarrolladas como “self starters executives”, donde predomina una visión totalmente al reves, en donde el ejecutivo crea una red externa que beneficie a la compañía. Y por su lado los ejecutivos mexicanos siempre buscan una zona de confort donde se disipen responsabilidades.
    Desafortunadamente no existe una cultura responsable que nos ayude a avanzar en el tema, en tu caso creo que es totalmente diferente, tus replicadores de ideas generan un panorama distinto. Saludos

  2. Kiquin Vallejos Says:

    Al día de hoy, la constante búsqueda de resultados (y traducido literalmente de la visión financiera: resultados = utilidades) deja poco espacio a los líderes de las organizaciones para confiar plenamente en sus mandos medios.

    En realidad, considero que no es una cuestión meramente de ubicación o comodidad, ni siquiera del ya agotado término “trabajo en equipo”, lo que sucede es que no existe en nuestro país una Inteligencia de Negocios que permita tener acceso a la información relevante de las organizaciones con la cual se pueda conformar un adecuado “día laboral” y esto provoca que siempre existan huecoso y resquicios para dejar las cosas para mañana.

    Lo que me parece un hecho, es que las personas consideradas como “más creativas” son también las más abiertas en el aspecto social, pero las más cerradas en el aspecto laboral, tal vez una cosa lleve a la otra.

    Saludos Sr!

  3. Ernesto Gonzalez Says:

    Algunos trabajos obligan a ser llaneros solitarios aun cuando en su trabajo convivan con otras personas. Los jefes de investigación cientifica y tecnologíca y de proyectos especiales por ejemplo al tener conocimientos generales de las diversas disciplinas en su campo incluyendo la administración tiende a pensar de manera diferente. Este tipo de llaneros solitarios tienen en su mente toda la información que solo ellos pueden procesar y eso causa el aislamiento; y para su creatividad se provee de diversas fuentes como los libros, fuentes electronicas, conferencias entre otras.

  4. Miguel A. Muñoz Says:

    En mi opinión, trabajar en casa no significa un aislamiento total, por el contrario, al tener un mejor contacto con el hogar, es más factible la socialización, ya que se reduce la incertidumbre de atencón a la familia, por otro lado, existenten medios para estar contacto permanente con todo el mundo en tiempo real (telefono, videoconfernecia, chat, etc.), y normalmente una necesita salir para atender a los clientes y proveedores tanto internos como externos, lo cual desde mi óptica expande la visión y por ende la posibilidad de aumentar la creatividad.

  5. Marcela Lopez Says:

    En mi opinion creo que en Mexico no hemos podido realizar las modificaciones necesarias para que los ejecutivos o personal de alto nivel no tenga que estar esclavizada a una oficina en cumplimiento de un horario.
    Ademas de la metalidad que reina en el campo laboral es que si yo tengo el poder y todo el conocimiento sere indispensable lo cual determina mi estancia en el lugar y puesto de trabajo. Por lo que no solo no queremos tener contacto externo con personas que nos ayuden a la creatividad si no que por esa obvia razon no queremos trabajar en equipo y compartir la informacion, ya que perdemos poder. Lo cual nos hace uno “llaneros solitarios” por conviccion.
    Por otra parte si las compañias vieran mas hacia fuera para la generacion de nuevas ideas y de nuevas fuentes de innovacion, tendrian un menor costo de horas silla con mayores resultados. Pudiendo asi hacer mas atractivo para los profesionales que gusten trabajar desde casa o ser freelance.

  6. Gustavo Gonzalez Says:

    Considero que el heroismo que implica el trabajar por cuenta propia puede ser un valor entendido cuando se puede realizar una actividad que permita esa “libertad” de cambiar una oficina de cuatro paredes, por el siempre confortable espacio hogareño, de hecho, requiere de mucho mas autodiciplina para atender cada responsabilidad, pues al ser mi “propio jefe” me puedo exigir màs en el cumplimiento de mis tareas. De hecho en México, quienes manifiestan que trabajan por su cuenta, se les considera como “desempleados” o “subempleados”. Sin embargo la aldea global con la que estamos conviviendo, nos obliga a aceptar nuevos paradigmas de trabajo. Y hablando de trabajo, Felicidades Mauricio por tu proximo libro de responsabilidad social de las empresas, esperaremos su lanzamiento para compartirlo con mis estudiantes de la maestria de administracion.

  7. Gustavo Vasavilbaso Says:

    El Llanero Solitario es el sueño de cualquier persona que se encuentra atenida a un horario de trabajo, al tráfico y a las presiones tanto laborales como interpersonales que se viven día a día dentro de una oficina, entre otros muchos factores indeseables.
    Pero desde mi punto de vista, este esquema resulta en un arma de doble filo (como bien nos lo da a entender Mauricio) tanto para aquél que lo utilice, como para la empresa que lo impulse. Como ya se mencionaba en un comentario anterior, es muy probable que este esquema pueda generar que la persona que trabaje desde su hogar se pueda volver más productiva y genere tanto mayor valor a su trabajo, como el hecho de volverse más responsable al ser su propio jefe, lo que desde mi perspectiva puede llegar a ser negativo, es el hecho de que dicha persona al encontrarse en un escenario tan comfortable de trabajo, exceda sus horas y nos encontrmos más bien con un detonador de workaholics, problema que día a día se ha ido incrementando en torno a la urbe de ejecutivos a nivel mundial. Y no solo eso, sino generar que los prolemas de oficina se encuentren dentro de casa, que la casa se vuelva un lugar de trabajo y no de descanso y de refugio a los problemas de la vida laboral y de unión familiar.
    Muchos se llegan a quejar de lo que un horario de oficina genera y es muy cierto, hay cuestiones que son realmente indeseables sobre este tema, es cierto también que la explotación del capital humano dentro de las empresas cada día va en aumento y en cuestión, creo que ese es el real problema y lo que se tiene que atacar, no en concreto el hecho de trabajar dentro de una oficina.

    Si reflexionamos un poco acerca de lo que un horario de oficina nos puede ofrecer, podemos encontrar cuestiones altamente positivas tanto para la empresa como para el empleado, en primer instancia, se me vienen dos ideas a la cabeza.
    El empleado al asistir a su oficina tiene un espacio en donde comparte conocimientos, retos, vivencias, entre otras cosas fundamentales para el desarrollo personal, por otro lado, cuando su horario de trabajo es real, sabe que al final del dia saldrá de aquel lugar para llegar a su comodo hogar o hacer lo que más le convenga, sin importar en que condiciones termino su trabajo en su jornada y que hasta el día que viene seguirá con el tema (claro esto es la teoría de una empresa responsable, que ve por sus empleados, su calidad de vida y que realmente no ve al empleado como un recurso para enriquecerse, sino como la persona que es).
    Ahora tomando el punto de vista de la empresa, podemos observar que el empleado al estar dentro del ambiente laboral comienza a formar parte de la empresa, es decir, su sentido de pertenencia se incrementa y con ello comienza a incrementarse su productividad.

    Es decir en pocas palabaras, el hecho de generar Llaneros Solitarios no resulta conveniente para todos y en todos los sentidos, se tiene que saber quien puede ser un Llanero Solitario sin afectar tanto su productividad, como su vida personal.
    Tenemos que darnos cuenta que las relaciones interpersonales se han ido perdiendo poco a poco con el transcurso de tiempo y los avances tecnoógicos, así es que hay que tomar en consideración que la comodidad, no siempre resultará en mejoras para las personas y que no todas las personas están hechas para seguir dichos esquemas.

    Como bien menciona Mauricio el ambiente laboral es un detonador del desarrollo personal e intelectual, a mi juicio debemos de cuidar las relaciones personales y enfoquemos más nuestra atención hacia el cuidado y el bienestar de las personas, que sobre la comodidad, que en primera instancia nos puede parecer la mejor solución a los problemas laborales, generando a la larga posiblemente una mayor problemática.

    Felicidades Mauricio, te agradezco por tus atenciones y por el proximo lanzamiento de tu libro, que abre de par en par una puerta a la nueva tendencia empresarial, que en México tanto se ha retrazado.

    Les deseo Felices Fiestas y grandes exitos!

  8. Alvaro Nieri Says:

    Tres Megatendencias se juntan en un solo programa.

    El progreso de la tecnologia a traido consigo un cambio radical en la manera de vivir y trabajar de la gente hoy en dia.
    Estas formas fuera de lo convencional empezaron en los paises super modernos y crearon la mayor cantidad de millonarios de la historia!. Ahora estas tendencias han llegaron al mundo hispano:

    1.- La Revolucion del Turismo: con 4 trillones en consumo! (mercado global inmenso)

    2.- La Revolucion del Internet: Gracias a Internet el Mundo entero esta al alcance de nuestros dedos!

    3.- La Revolucion del Trabajo en Casa: Donde uno obtiene su NEGOCIO PROPIO sin horarios estrictos, ni Jefes, ni stress o perdida de tiempo para ir al trabajo.

    Ser dueños de nuestro tiempo significa LIBERTAD!!

    Estas tres Megatendencias se juntan TODAS en una sensacional Franquicia de Turismo donde ya miles de personas con Vision han descubierto la Nueva Era de Negocios por Internet y por una minima inversion han adquirido su Negocio Propio para cumplir sus sueños y libertad financiera.

    Charles Dickens de la Revista Forbes dijo:
    “Internet es la Megatedencia del Siglo 21. Las empresas que no hagan negocios a traves de ella estan destinadas a morir lentamente”

    Si deseas romper el molde de lo convencional y ser Jefe de tu propio Futuro informate en

    http://trabaja-en-casa.com

  9. salsero Says:

    tiene buena pinta esto de trabajar desde casa.
    lo unico a tener en cuenta son los posibles fraudes.
    saludos
    pasaros por:

    http://www.trabajoypiso.com

    my web

  10. Alicia Arambula Says:

    Es la primera vez que no me encanta esta columna, la siento un poco coja y como si proviniera de alguien que nunca ha freelanceado (sé que no es así). No, la creatividad y su abundancia no está peleada con no ver a otras personas para rebotar ideas, ya que como mencionan arriba, afortunadamente hay otros medios para interactuar con los demás cuando se realiza un trabajo vía remota, y por otro lado, trabajar en una oficina no necesariamente garantiza interacciones intelectualmente nutritivas (sí, puede favorecerlas, pero no se dan per se).

    Creo que en todo caso, también juega un factor muy importante la naturaleza del trabajo que se realice, y una cosa es trabajar desde casa y otra ser un paria social que prefiera aislarse en una cueva, eso es un cliché.

    ¡Saludos!

  11. Mauricio González Lara Says:

    Discrepo. Por más conectado que estés electrónicamente con los demás, pagas un costo por no interactuar físicamente. Se pierden muchas sutiliezas de comunicación. Obvio, esto no es regla y puede que a veces interactuar con gente poco preparada sea hasta contraproducente. Por eso encuentro muy interesante la decisión de la CEO de Yahoo!, de eliminar el, trabajo desde casa y obligar a todos a interactuar. Pixar promueve la interacción física desde el diseño de sus oficinas. Claro que hay trabajos que se pueden terciarizar, pero el aislamiento nunca promueve la creatividad.

    Ahora, freelancear no es sinóniomo trabajar desde casa. Se puede tener una oficina y disciplinas de interacción, que es mi caso.

Leave a Reply