Lujo, sustentabilidad y diseño (Nokia Design Studio/Parte 2)

Por Mauricio González Lara 

En esta segunda parte de nuestra visita al Nokia Design Studio, en Londres,  comentamos el proyecto Homegrown y  la presentación del Remade (el primer teléfono reciclable de la historia). También hablamos sobre el tour que le dimos a las instalaciones de Vertu, la subsidiaria de Nokia que fabrica los teléfonos más lujosos del planeta.

Homegrown y Remade

Nokia es el principal fabricante de teléfonos celulares del mundo; no obstante, de acuerdo con Greenpeace, no es el jugador del mercado que posee el mejor récord de sustentabilidad y respeto al medio ambiente. Conscientes de esto, desde hace ya un par de años, el conglomerado finlandés ha venido trabajando en Homegrown, un ambicioso plan cuya finalidad es explorar las mejores posibilidades de sustentabilidad en el diseño de teléfonos para el mediano y largo plazo.

Homegrown se basa en tres directivas:

+ Encontrar la manera de fabricar cargadores de energía de cero desperdicio.

+Diseñar teléfonos más eficientes y útiles. El consumo de energía de los teléfonos se destina en la luz de las pantallas o backlighting. Teléfonos más inteligentes y útiles redundarán en un consumo menor de energía.

+ Desgaste interno, no externo. El tiempo de vida de los teléfonos celulares es muy limitado (de dos a cinco años, en el mejor de los casos). Lo ideal es crear actualizaciones de software, y no renovar todo el hardware.

Estas tres directivas están presentes en Remade, el primer teléfono celular fabricado en un 100 por ciento con materiales reciclables: botellas de plástico, latas de aluminio, caucho de llantas de coches, en fin, no hay nada en este aparato, incluidos los circuitos internos, que antes no haya existido de otra manera. El Remade aún es un prototipo y Nokia no se anima todavía a ponerle fecha a su lanzamiento. Sin embargo, Nokia  confía en que sea un éxito, pues además de su naturaleza sustentable, posee uno de los diseños más estilizados y finos del mercado. Así nos lo hizo saber Rhys Newman, líder de proyectos estratégicos del Nokia Design Studio: 

Una vez que lo lancemos, estoy seguro que el Remade va a ser un éxito iconográfico, un benchmark. Una muestra de que es posible alcanzar el cero desperdicio en un mercado en apariencia tan acostumbrado al gasto como el de los teléfonos celulares. Una vez que tengamos éxito  con el Remade, la manera en la que concebimos el hardware telefónico cambiará irremediablemente. Y para bien, que es lo importante.

Lujo sin límite

En American Psycho, la clásica novela de Bret Easton Ellis que cuenta de manera satírica la historia de un yuppie sicópata en los 80, hay un divertido pasaje donde en el marco de una reunión de negocios en Wall Street, el protagonista, Patrick Bateman, pasa del nerviosismo al pánico cuando se percata que todas las tarjetas de presentación de sus contrapartes son de una factura más cara y lujosa que la suya. En el mundo superficial y estilizado del capitalismo carnívoro ochentero,  acreditaciones como el nivel de estudios, experiencia o logros obtenidos no revestían ninguna importancia; cuestiones como la calidad del traje, la marca de los anteojos o el lustre del cartón de la tarjeta de presentación, en cambio, lo eran todo.

Algunas cosas han cambiado desde entonces, pero no mucho. La apariencia y el estilo siguen siendo esenciales en toda power meeting. Los ejecutivos que aspiran a ser “amos del universo” deben verse y actuar como tales. Para esa clase de individuos, Vertu, la subsidiaria de Nokia que fabrica los teléfonos más lujosos y caros del orbe, es una marca que tiene el mayor de los sentidos.

Los celulares de Vertu, cuyos modelos más caros –con oro y brillantes incrustados—pueden cotizarse en cientos de miles de dólares, son para personas que desean hacer una declaración de principios antes de siquiera mover los labios. Elizabeth Maragh, directora de Relaciones Públicas de Vertu mundial, y guía de Altaempresa.com en sus plantas localizadas en Hampshire, a las afueras de Londres, concuerda con la apreciación, aunque la expande a otras esferas distintas a la ejecutiva:

El precio de nuestros teléfonos te remite a la esfera ejecutiva. Es cierto, muchos hombres de negocios adquieren uno de nuestros teléfonos para hacer una declaración de principios. Sin embargo, la gente rica que aprecia la elegancia y artesanía con la que están fabricados nuestros teléfonos incluye príncipes, estrellas de cine, astros del hip hop y muchos otros personajes. Un común denominador, sí, es el status que el dinero da, pero otro parámetro, quizá el más importante, es una apreciación por la estética y un alto estilo de vida. No en vano contamos con clientes que aún poseen el primer modelo lanzado por Vertu hace 10 años.

Más que una ensambladora de productos de consumo, la fábrica de Vertu asemeja un taller de joyería, donde la precisión manual y el oficio se encuentran por encima del deseo de vanguardia tecnológica. La serie Signature, por ejemplo, cuenta con el mismo cristal de Zafiro resistente a los rayones que utilizan los relojes Rolex. La tecnología, si bien concordante con los parámetros Nokia,  no es la  preocupación; aquí, lo que en realidad importa es el empaque, el armazón, el estuche, la filigrana.

Algunos de los modelos de Vertu son hermosísimos, verdaderos trabajos artísticos; otros, en cambio, son toscos, casi prepotentes en su  lujo extremo. Pero ésa es precisamente  la idea: cero sutileza, despliegue total.  (F)

Próximas entregas:

+El marketing de The Dark Knight

+Promocionando Responsabilidad Social Empresarial

One Response to “Lujo, sustentabilidad y diseño (Nokia Design Studio/Parte 2)”

  1. jessi Says:

    juar juar ojala tu mora negra pudiera ser reciclada…creo que estas mejor con ese celular que cumple las funciones básicas y no es un híbrido de todos los aparatos electrónicos inventados el último siglo…ya tengo compu en el trabajo así que te leeré más seguido besos mau

Leave a Reply